Especie: Trachemys scripta elegans (Wied, 1839)

Tortuga de orejas rojas, tortuga de Florida

Inglés: Red-eared slider

Alemán: Rotwangen-Schmuckschildkröte

Trachemys scripta elegans

CLASIFICACIÓN

Orden = TESTUDINES
Suborden = CRYPTODIRA
Familia = EMYDIDAE
Subfamilia = EMYDINAE
Género = TRACHEMYS
Especie = TRACHEMYS SCRIPTA

La especie Trachemys scripta incluye 3 subespecies:

  • Trachemys scripta elegans
  • Trachemys scripta scripta
  • Trachemys scripta troostii

La posibilidad de hibridación entre estas subespecies a menudo dificulta el reconocimiento y la clasificación.

LEGISLACIÓN

Esta subespecie, debido a la introducción de ejemplares en nuestro entorno, se prohibió su importación en 2001. Según la legislación vigente, publicada en el Real Decreto 630/2013, esta prohibida la tenencia, transporte y comercio de esta subespecie.

DISTRIBUCIÓN

Se encuentra en Texas, Louisiana, Alabama, Arkansas, Indiana y las áreas circundantes. Está muy extendida especialmente a lo largo del río Mississippi y sus valles.

HÁBITAT

Ocupa una amplia variedad de hábitats húmedos, particularmente soleados y cálidos: pantanos, lagunas, ríos, grandes arroyos, de aguas tranquilas, ricos en vegetación con troncos y piedras emergidas para exponerse al sol y un fondo particularmente fangoso para la hibernación durante el invierno.

Siendo nadadores expertas, se aventuran incluso en aguas de cierta profundidad (incluso más de dos metros) para poder cazar, pero en general viven en aguas no demasiado profundas.

Debido a su capacidad de adaptación, a menudo hay poblaciones estables en España, Francia e Italia debido a un abandono irresponsable en nuestro hábitat de varios ejemplares, que compiten con nuestra fauna local.

COMPORTAMIENTO

Se trata de un animal estrictamente acuático, pasa las horas menos cálidas del día sobre una piedra, un tronco emergido o sobre los bancos de arena para recibir los beneficios de la luz solar y regular su temperatura corporal, en las horas centrales del día cuando las temperaturas son altas prefiere quedarse en el agua.

Se alimenta por la mañana y luego aprovecha el calor del sol para favorecer la digestión de los alimentos.

A medida que las temperaturas bajan, ralentiza su metabolismo hasta que debido a las bajas temperaturas hiberna.

Elige un lugar poco profundo y fangoso (a veces en las orillas) y se entierra para pasar la estación fría, despertando en la primavera. Por lo general, esto ocurre en su lugar de procedencia desde finales de noviembre hasta marzo.

MORFOLOGÍA

Las dimensiones son variables según el sexo y las condiciones de reproducción. En general, varían sus tamaños entre 12 cm y 28 cm (alcanzado por las hembras). El plastrón es de color amarillo intenso y tiene una mancha oscura para cada escudo.No tiene ningún tipo de bisagra y está unido al caparazón por un puente óseo bien desarrollado.

El caparazón tiene un color verde brillante en los ejemplares jóvenes, pero con el paso del tiempo los colores tienden a oscurecerse para tener ejemplares con un caparazón casi negro (sobre todo en los machos). A menudo, sin embargo, también presentan una coloración brillante en el caparazón con amplios tonos amarillos. Los escudos se reemplazan periódicamente.

La cabeza tiene rayas amarillas que corren a lo largo del cuello y tiene dos franjas rojas muy evidentes (de ahí su nombre) sobre los ojos que con la edad tienden a oscurecerse y confundirse.

DIMORFISMO SEXUAL

El dimorfismo sexual es particularmente acentuado en esta especie: los machos tienen dimensiones más pequeñas, presentan las uñas de las patas delanteras muy desarrolladas (hasta 3 cm) para la danza de acoplamiento, la cola tiene una base muy ancha y la apertura de la cloaca se encuentra colocada en su extremo, cerca de la punta. El plastrón es cóncavo para facilitar el acoplamiento.

Las hembras, por otro lado, tienen dimensiones más grandes, las uñas de las patas delanteras no son muy pronunciadas, plastrón plano para aumentar el espacio para albergar los huevos, la cola es más pequeña y delgada, con la cloaca colocada en la base para ayudar durante la colocación de los huevos.

Estas diferencias son claramente visibles sobre todo con la madurez sexual que depende de las dimensiones. Alrededor de 18 cm de caparazón (aproximadamente entre los 5-6 años de edad) una hembra puede considerarse sexualmente madura, los machos maduran antes, con dimensiones de 10 cm.

CUIDADOS EN CAUTIVIDAD

Son tortugas capaces de adaptarse muy bien a nuestros climas y, si se les proporciona un hábitat adecuado, es posible mantenerlas al exterior durante todo el año, excluyendo las zonas montañosas más frías.

Para ello es necesario la construcción de un estanque de dimensiones mínimas de 3 x 2 metros y con una profundidad de al menos 1 metro, con aproximadamente 30 cm de fondo fangoso o arenoso para permitir que las Trachemys scripta elegans puedan pasar hibernación en buen estado, (recordando romper cualquier superficie de hielo que se forme debido a las bajas temperaturas).

Este estanque debe contar con troncos que emerjan del agua para tomar el sol y orillas no muy inclinadas para permitir que las tortugas salgan del agua fácilmente o detenerse en aguas poco profundas.

Para su reproducción, en los alrededores del estanque debe disponer de un gran área de arena y tierra adecuadamente humedecida para un posible desove, aunque recordamos que desde 2013 está prohibida la reproducción en cautividad de esta especie en territorio español.

Es importante que el estanque esté situado en una posición soleada, pero al mismo tiempo es necesario crear áreas sombreadas para la correcta termorregulación de la tortuga según sus necesidades.

Para evitar fugas, es aconsejable colocar un vallado de por lo menos 50 cm o más de altura y 30 cm adicionales bajo tierra, ya que son buenas escaladoras y excavadoras.

Si se respetan estas condiciones, mantenerlas al aire libre será la mejor solución.

Sin embargo, es posible mantenerlas en casa en un acuaterrario adecuadamente equipado de dimensiones mínimas de 100 cm x 50 cm, teniendo en cuenta el tamaño de una tortuga adulta.

El nivel del agua debe permitir que la tortuga respire manteniendo sus patas traseras tocando el suelo.Teniendo en cuenta que son muy buenos nadadoras, es posible elevar el nivel del agua, proporcionando sin embargo algunas áreas de descanso menos profundas.

Para las tortugas de orejas rojas, se recomienda temperaturas del agua entre 23 y 27ºC. 25-26ºC son óptimos según mi experiencia especialmente para ejemplares jovenes, mientras que para adultos incluso un poco menos (24-25ºC); por debajo del valor tolerable mínimo (alrededor de 20 grados) comienzan a mostrar una desaceleración del metabolismo, pérdida de apetito y apatía. Una situación perjudicial para su salud (si no es época de hibernación).

Es necesario equipar el acuaterrario con un área de descanso que puede consistir en piedras o troncos (como las raíces de manglar) no afilados y que ocupen una superficie de al menos 30% de la superficie del agua. Esta área debe estar equipada con iluminación UVB (esencial) con un valor mínimo de 5%, de 10 a 12 horas y a una distancia máxima de 30 cm, y un punto de asoleamiento que eleve la temperatura hasta a 30-31ºC necesarios para su termorregulación, creando así un gradiente de temperatura.

ALIMENTACIÓN

Es una especie omnívora, por lo que es necesario que la dieta sea extremadamente variada y equilibrada.

A partir de observaciones en la naturaleza, se ha podido observar cómo los jóvenes son casi completamente carnívoros, variando su dieta ocasionalmente con alimentos de origen vegetal, mientras que para los adultos el porcentaje de alimentos vegetales tiende a aumentar.

En la naturaleza se alimentan de todo lo que encuentran en sus proximidades: peces, insectos, moluscos, gusanos, pequeños mamíferos, renacuajos, anfibios, carroña, heces, algas, plantas acuáticas y plantas sumergidas.

En cautiverio, la alimentación debe ser extremadamente variada. Los ejemplares jóvenes necesitan una frecuencia de alimentación diaria con un día de ayuno, los adultos pueden alimentarse de manera segura cada 3 días dado que su digestión es mucho más lenta que la de los ejemplares pequeños.

La base de la dieta puede ser pienso para tortuga, además se le debe dar alimento de origen animal, como pueden ser todo tipo de insectos, caracoles, babosas, renacuajos, pequeños anfibios, peces, y también carne poco grasa y pescado. Se les puede dar también algún tipo de fruta y verdura, pero no lo suelen aceptar. Para que tengan un aporte vegetal, seria recomendable poner en el estanque o acuario diferentes plantas acuáticas, tanto de fondo como flotantes: jacinto de agua (Eichhornia), lechuga de agua (Pistia), salvinia, Azolla, lentejas de agua (Lemna), elodea, anubia, ...

La parte vegetariana puede constituir el 20% de la dieta de los jóvenes, superando con creces el 50% en ejemplares adultos.

REPRODUCCIÓN

Al alcanzar la madurez sexual, las Trachemys comienzan el ritual de cortejo clásico en el que el macho hace vibrar las patas delanteras en la boca de su pareja, luego la sujeta y empieza el apareamiento en el agua, que dura unos diez minutos.

Un mes después de la fecundación se produce la puesta, la tortuga enterrará de 5 a 20 huevos, dependiendo de las condiciones del animal, su edad reproductiva, etc .. . Es posible que realice más puestas (generalmente dos o tres) durante toda la temporada.

Los huevos en función de la temperatura tardan de 2 a 4 meses en eclosionar. Como la mayoría de los reptiles, el sexo está determinado por las temperaturas de incubación en las primeras semanas. A bajas temperaturas, generalmente menores de 28ºC nacen principalmente machos, a altas temperaturas, más de 30ºC nacen hembras, mientras que a temperaturas intermedias hay nacimientos variables.

En cautiverio se recomienda una incubación artificial de los huevos, manteniendo una humedad del 70% y temperaturas entre 25ºC y 32ºC, con ligera disminución nocturna, en un sustrato de vermiculita y agua en proporciones de 1:1 para mantener la humedad correcta. Es importante que los huevos no se vuelvan de su posición original en el momento de la puesta para evitar la muerte del embrión.

Al aire libre también es posible la cría de tortugas. Se deja la puesta donde está y se valla para evitar que la destrocen al realizar otra puesta y para que las crías no se pierdan. Según mi experiencia, al cabo de unos diez meses (unos 305 días) salen las crías de forma natural, aunque en algunos años en los que el verano ha sido excepcionalmente caluroso las crías han llegado a nacer en septiembre. Acostumbran a nacer entre marzo y junio, cuando ha llovido y las temperaturas empiezan a subir. El tiempo de incubación es tan largo porque durante el frío invierno el crecimiento de las crías se paraliza, y cuando vuelve a hacer un poco de calor se reactivan y empiezan a querer salir del nido. Los ejemplares nacidos en libertad al salir del nido ya no tienen ningún resto del saco vitelino, puesto que lo han consumido todo durante los largos meses de espera.